¡Sigamos siendo líderes en nuestro alrededor!

Un gran saludo. 

Me encanta que puedas sacar unos 4 minutos de tu vida para que leas éste grandioso texto, sin duda yo creo que tú eres líder y cada día la vida nos trae retos para seguir aprendiendo, estudiando, analizando y actuando en nuestro entorno.

Hoy en día, una persona necesita desarrollar varias habilidades para ser capaz de hacer frente a las diferentes demandas de la rutina en el trabajo. Y para aquellos que quieren desarrollar y aplicar habilidades de liderazgo, es necesario invertir en el aprendizaje para adaptarse a las nuevas demandas del mercado.

Se suele creer que para ser un líder es necesario nacer con un don; no podemos negar que existen personas que poseen cualidades innatas para dirigirse a los demás y movilizar grupos o influir en sus comunidades; sin embargo, también es cierto que, aun sin poseer estas cualidades, una persona puede prepararse para ser un LÍDER.

Se pueden estudiar y perfeccionar las habilidades fundamentales para el éxito profesional, desarrollando una visión amplia del negocio y de los cambios que pueden ocurrir diariamente. Si se tiene una visión amplia de lo que se quiere lograr y se planifica en función de ello, el líder tiene una gran parte del camino andado. Si no, es cuestión de tiempo, determinación y foco.

El líder paso a paso

Puedes empezar a ser un líder de ti mismo, implementando los siguientes pasos:

  • Conócete a ti mismo: Todavía tenemos mucho que saber sobre nosotros mismos y nuestras motivaciones. Nuestro comportamiento puede decir mucho sobre eso. Debemos aprender, sobre todo, de nuestras emociones, a no dejarnos arrastrar por ellas, no de manera negativa.

  • Conoce tu entorno de trabajo: Infórmate sobre todo lo que pasa en tu organización, busca estar al tanto de todos los procesos que rigen tu lugar de trabajo. Un buen líder tiene una visión amplía y conoce lo que está haciendo.

  • Fórmate: Nunca dejes de aprender, mantente actualizado, recuerda la frase que manejamos “Mente de principiante”. Es como dijo Guimarães Rosa, diplomático y escritor brasileño: “el maestro no es el que siempre enseña, sino el que aprende de repente”. Inspirado por esta declaración, siempre busca adquirir conocimientos además de dedicarse a las tareas cotidianas.

  • Dale importancia a tus compañeros de trabajo: Una visión amplia de la organización incluye, sobre todo, a los compañeros de trabajo, que son el eje de apoyo de la empresa, responsables de los resultados de las tareas. Por lo tanto, identifica en ellos las cualidades y puntos que deben ser mejorados, trabajando siempre con respeto, confianza y motivación entre todos.

Habilidades del líder

Ser un líder es una competencia o capacidad que requiere el desarrollo de algunas habilidades primarias. Es importante sentirse líder, tener confianza en la toma de decisiones, demostrando un liderazgo inspirador, seguro y empático. Estas cualidades pueden ser reforzadas a través de una inversión en ti mismo.

Las principales habilidades y cualidades requeridas para ser un líder son:

  • Observador: aprende a identificar cuáles son aquellas áreas de la empresa (o tu espacio) en las cuales debes trabajar más, sin perder nunca la filosofía de la misma.

  • Comunicador: mantén una comunicación fluida con tus compañeros de trabajo o personas alrededor tuyo, estos pueden conseguir soluciones a los problemas que les competen directamente cuando son escuchados y atendidos.

  • Calmado y paciente: las crisis surgen de manera repentina y las nosotros como líderes debemos buscar alternativas con creatividad. Un líder no puede perder la calma, sino que debe saber mostrarse sereno y conducir con contundencia a su empresa, familia o grupo a puerto seguro.

  • Efectivo: El líder tiene un papel estratégico en la búsqueda de resultados, por eso, lo anterior debe considerarse como una de las principales cualidades del líder moderno: saber generar resultados.

  • Ser flexible y estar preparado para el cambio también es fundamental. Vivimos en la era de la competitividad, las cosas cambian muy rápido y nosotros como líderes, gerentes y grandes partícipes de nuestro entorno tenemos que seguir este movimiento.

  • Capacidad de tomar decisiones: tienes que saber cómo ser firme cuando sea necesario. No siempre el equipo puede participar en el proceso de toma de decisiones. El maduro es el que sabe cuándo tomar las riendas de la situación y decidir solo. A veces toca hacerlo.

  • Compromiso personal: el líder debe comprometerse con la maduración de cada uno de sus compañeros. Esta es la tarea más difícil, porque la maduración requiere la calibración entre el desafío y el reconocimiento.

  • Disposición para aprender: El líder es la figura principal en una organización, y necesita tener un arsenal de nuevas herramientas, por tanto, debe innovar permanentemente, buscar, investigar.

  • Capacidad para actuar: No se puede llamar líder a cualquiera; un líder debe demostrar que lo es, en la práctica.

  • Buen ánimo: Por supuesto, debe transmitir optimismo, capacidad de resolver problemas, solvencia moral y ética. Un buen líder es aquel que es capaz de divertirse y ser creativo cuando se mueve entre tantas discontinuidades y complejidades.

  • Por último: la pasión por el trabajo es esencial para cualquier liderazgo. Sin pasión, no se logra nada, y es poco probable que se crea en un líder que no transmita pasión por lo que hace.

¿Por qué desarrollar habilidades de liderazgo?

Un buen líder tiene la capacidad de influir en la gente que está a su alrededor para que trabaje con entusiasmo, con el fin de alcanzar los objetivos propuestos como el bien común. Saber involucrar a los compañeros de trabajo, lograr que ellos se comprometan con los objetivos de tu empresa, es tu insignia como líder.

Por lo tanto, al ocupar esta función, es necesario dedicarse y tener la capacidad de aumentar la eficiencia y la calidad del equipo, tratando de mantener la motivación aliada a los objetivos de la organización. De esta manera, los propios compañeros de trabajo se sentirán parte de algo más grande y el trabajo tendrá un significado real para toda la organización.

Enseñar, delegar, motivar y transmitir confianza son actitudes que un líder debe mostrar a sus empleados y que no sólo favorecen el entorno profesional, sino también al personal. Ser líder, además de una responsabilidad, es una gran satisfacción, porque es un trabajo que busca inspirar y estimular la producción de calidad, con el objetivo de obtener resultados positivos, tanto para la empresa como para el equipo.

¿En qué habilidades te gustaría invertir para convertirte en un líder ejemplar? Según respondas a esta pregunta, prepárate para que sigas tu intuición, y allana aquellas dificultades de las cuales eres consciente y, obviamente, fortalece aquellas otras que sabes son positivas para lograr tus metas. Ser un líder es también mejorar como ser humano.

Hoy en día, tenemos líderes que exigen el mejor desempeño profesional de cada uno de sus compañeros. Pero por ello también el líder debe exigirse, en la medida que demanda buen desempeño; aprender, en la medida que enseña; ser mejor, en la medida que espera lo mejor de parte de sus compañeros. Esto es un círculo: el círculo de la excelencia.

Espero que te haya gustado el texto, para finalizar quiero darte las gracias por haber leído todo el texto, te voy a dejar mi correo electrónico edgar.mantilla[a]sapco.co para que me cuentes cómo te pareció el texto y que te gustaría seguir mejorando en tu camino de ser un mejor líder. 

Att.
Edgar Mantilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *